Miro la plaza.
Mi casa espera.
Alrededor caen -como en una gruta-
los besos de amantes inexistentes.
Quiebran los gemidos
con la ausencia de gentes.
El sol ya se va.
Es mediodía y
                      no quiero regresar.


Me quedo entre los fantasmas
de quienes se aman

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas

Antología Federal de Poesía - Región Noroeste CFI