Bestiario de las pasiones

La elección del microrrelato para la realización de esta antología responde a que este nuevo género viene ganando terreno desde los siglos XIX y XX, en los cuales ya podemos encontrar antecedentes en algunos poemas de la posmodernidad que heredaron como rasgo de ésta el instantaneísmo, apelando a la lectura a sola mirada, con lo cual se ha dado paso a otro tipo de lector: ávido de lo instantáneo y los mensajes breves. Aunque lo más seguro es que debamos buscar sus orígenes mucho antes, mezclado con el colorido de los haikús, las greguerías, los aforismos, las fábulas, los bestiarios, e incluso, los epitafios. Ha sido denominado, entre otros términos, microficción, microcuento, minicuento, cuento minúsculo, cuento en miniatura, textículo, texto mínimo, ficción infraleve y, sin duda, existen muchos más para el cuento hiperbreve, pero el que parece imponerse es el de "microrrelato". Un microrrelato es un texto brevísimo que tiene como común denominador, la narración de algún acontecimiento particular que necesita que cumplir con tres requisitos fundamentales: ser breve, conciso y narrativo. No obstante, tomando características de la poesía, éste se ha ubicado en el vértice entre lo narrativo y lo poético, apelando así a los diferentes recursos de construcción de cada uno de ellos como: la narración en prosa, sin dejar por ello de lado el lenguaje poético y la polisemia del mismo, potenciando sentidos en tan solo un par de renglones. Sin embargo, éste ha ido en desmedro de la búsqueda de un lector modelo y capaz, ya que, en su brevedad, éste esconde una profunda complejidad, apelando en muchas ocasiones a la intertextualidad, con temas mitológicos, o abordando temas tan disímiles como la violencia, el terror, el morbo, el género, el erotismo, la familia, la infidelidad, lo psicológico, etc. otorgando así ese cross a la mandíbula que nos golpea y nos deja pensando. Por otro lado, podemos agregar, teniendo en cuenta su brevedad, que lo que importa aquí, no es tanto lo que se dice, sino lo no dicho, el espacio en blanco que el lector de microrrelato debe completar, disparando así el plurisentido del cual el microrrelato se nutre, poniendo de manifiesto la importancia de la relación entre el lector y el texto. De esta manera, puede decirse que el microrrelato, ha venido a convertirse en el pequeño otoño de la literatura, el cual despojándose de la redundancia y el ornamento, ha conqusitado por su brevedad y poeticidad, además de por su mentada intertextualidad a la cual alude en varias ocasiones, intentando capturar al mundo todo en pequeños universos creados a partir de las palabras.
Stella Maris Vacaflor (antóloga) 
prológo de "bestiario de las pasiones. Antología de Ildiko Nassr"
Se incluyen microrrelatos de los libros "Placeres cotidianos" y "Animales feroces"
macedoniaediciones.com.ar/autores.html
http://www.amazon.ca/PLACERES-COTIDIANOS-Ildiko-Nassr-ebook/dp/B004RUM9OY
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas