Literales

Caída

Cuando se cayó, la noche se magulló codos y rodillas.





 

Fe

Le rezan al divino botón. Piden milagros: cosas sencillas, naderías. Saben que el botón nunca falla. Es divino.





Otro lugar

Se fueron al Carajo, porque allí los mandaron. Encontraron, por fin, su lugar en el mundo.



Tiempo

Lo maté porque pasaba demasiado rápido.





Esquemas

Rompió los esquemas y el edificio se vino abajo.



Miedo

Apenas se metió en la boca del lobo, sintió un olor nauseabundo. No veía nada, por suerte. El lobo seguía durmiendo. La boca no era lo suficientemente amplia para meter su cuerpo completo, pero hizo su mejor esfuerzo y lo logró. Ganó la apuesta.





Dormir

-Cuando te dormís, sos otro. Te transformás en un lirón.






Ganancias

Cada primero, Bonifacio mete las chauchas que le pagan en su bolsa para que María prepare guisos. Gracias al freezer y al microondas, se dan vueltas para comer hasta el próximo mes.





publicado en el ojo de la tormenta digital

Comentarios

Insomnya ha dicho que…
me gustó mucho el poema del botón, me dió por sonreir, es inteligente.
Pero el poema que me encantó fue "esquema" me sentí tocada...
Yo les llamaría màs poemas a tus textos, lo de microficción me parece un neológismo nomás. Lo que diferencia a la prosa de la poesía es la densidad semántica y en estos dos poemas tuyos me pareció ver eso.
saludos
Juan Yanes ha dicho que…
Hola Ildiko, no me olvido de ti. Me gusta cómo escribes. Pinché esta dirección pensando que era aquel blog que nunca actualizabas, pero veo que no. Sigues escribiendo textos poderosos. Hoy colgué de La Máquina un cuento tuyo que seleccionó la Pollartri. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas