Sabores




He probado la carne humana. Es lo más delicioso. Un sabor ancestral inundó mi ser y aluciné con toda la historia de la humanidad en ese trozo de carne de mujer.
Desde entonces, vivo obsesionado con ese sabor y las sensaciones que provoca.
Lamentablemente, pocas mujeres se adentran en la sabana.
Y la carne de hombre sabe a corrupción.

Comentarios

Ovejita ha dicho que…
que liiindo me encantó!
Susana Lizzi ha dicho que…
De género! bravo, clap clap Besotes, desde Gualeguaychú

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas