Un recorrido por sus nombres


En mi casa, desde tiempos inmemoriales, se cantan tangos. Uno de ellos sostiene que veinte años no es nada. Eso depende. Si uno tiene veinte años, es toda la vida. Para mí, es casi la mitad. Vivo con treinta años cosidos a retazos, como cosidos a retazos son los intentos de hacer una historia de los últimos veinte años de la literatura de nuestra provincia; aunque sólo mencionemos los nombres fundadores.

Rara, con ganas de llorar en las tardes grises, nuestra literatura. Como los romances de Galán y las canciones de añoranza a este Jujuy tan diverso.

Jujuy le han puesto de nombre,
debe ser cosa de Dios;
en el idioma del cielo
así se llama el amor.

***

Jujuy ¿cuándo volveré?
ya me estoy volviendo viejo,
y cada día la vida
me va llevando más lejos.

Veinte nombres que suenan y sueñan. Veinte, como los años que no son nada. Veinte como los que Joaquín Sabina tardaría en contar los lunares de la espalda de una mujer. Y en esta historia también aparecen mujeres de espalda que desean que alguien cuente sus lunares, como la Susana Quiroga de “Arcilla de mujer” cuando reconoce que
tengo miedo
de darme vuelta
y convertirme

en estatua de sal

Pero ¿cómo contar la historia de algo que permanece en constante movimiento? ¿empezamos por enumerar a los autores que empezaron a publicar hace veinte años? ¿los que tienen veinte años de publicaciones? ¿veinte libros publicados? ¿veinte nombres?

Una estadística no debería obviar los siguientes nombres (con sus obras): Alberto Alabí. Alejandro Carrizo. Álvaro Cormenzana. Ángel Negro. Blanca Spadoni. Carmen Hebe Tanco. Elena Bossi. Ernesto Aguirre. Estela Mamaní. Francisco Romano Pérez. Jorge Accame. Jorge Albarracín. Mita Homs. Mónica Undiano Pablo Baca. Pedro Salvador Ale. Reynaldo Castro. Sergio Usandivaras. Susana Quiroga. Víctor Ocalo García.
Que circulan y circularon en revistas como “Brote”, “Capricornio”, “El duende”, “El mono gramático”, “Hojas de Jujuy”, “Intentos”, “Intravenosa”... perdóneme, lector, pero aquí no llegamos a veinte y perdemos un poco el eje que nos trajo hasta este punto, desvariamos, nos zampamos un poema de Ángel Negro:

Uno mira para adentro
y en un rincón del
cuarto desolado
que es uno
está sentado el otro
que no perdona y
llora con lágrimas
prestadas este exilio
interior

y seguimos con este recorrido desordenado, desorientado, a través de veinte nombres que configuran la identidad de nuestra literatura. Y configuran su identidad alrededor de sus propios nombres y de los fantasmas que rondan sus obras: la muerte, los sueños, el proceso militar, los desaparecidos, las mujeres, la soledad, Frida Kahlo, animales: perros, especialmente; trenes, filosofía, humor, ironías, la añoranza del pasado, el vino, el dinero, seres mágicos, la poesía, la música, los linyeras y los borrachos; la ceguera. Veinte fantasmas que cobran vida cuando uno, lector, se mete en ese mundo otro e ingresa a la realidad de la ficción, se deja seducir. Comparte algunos sueños, se divierte y vuela. Como con los “Sueños de libertad” de Víctor Ocalo García:

según j. r. wilcock la mitad de los
muchachos negros del áfrica sueñan
con ser pájaros en cambio la mitad
de las muchachas negras sueñan con
ser hombres

mi generación que sufrió despertar
del sueño del siglo XIX crió a las
niñas para que soñaran ser pájaros
y a los niños para que soñaran con
ser hombres

es patético
que nadie
sueñe con
ser negro

Así estamos. En veinte años, con escasas variaciones, la literatura jujeña se ha construido sobre la base de un mundo que cambia y crece y de la voz de sus escritores que señalan todo lo de patético que fluye en nuestra sociedad.
Hasta aquí señalamos algunas vías de acceso a los nombres que hoy pertenecen a la llamada “generación intermedia”, que convive con los “padres de la nueva literatura jujeña” y con los “jóvenes”. El desorden de este texto es un reflejo del desorden de nuestra literatura (y de nuestra sociedad). En este espejo nos miramos, nos construimos. Vamos siendo. Seguimos cantando.


Ildiko Nassr

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
te olvidaste de El Caldero del Diablo???????

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas