Accidente

Su padre le había advertido: no andes por esa calle con la boca abierta. Es muy peligroso.
Como buen rebelde, Antonio desoyó aquellas advertencias. Y caminó con la boca abierta. Un pájaro chocó con su cara y le quedó atascado en la garganta.
Ahora, Antonio gana muchísimo dinero cantando con la voz del zorzal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas