Accidente

Su padre le había advertido: no andes por esa calle con la boca abierta. Es muy peligroso.
Como buen rebelde, Antonio desoyó aquellas advertencias. Y caminó con la boca abierta. Un pájaro chocó con su cara y le quedó atascado en la garganta.
Ahora, Antonio gana muchísimo dinero cantando con la voz del zorzal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Antología Federal de Poesía - Región Noroeste CFI

Los peores cinco minutos