MICROCUENTOS: Extranjera

Es cierto. Ya no recuerdo tus ojos. Pero cuesta confesarlo. Es cierto también que nunca te quise. Que usé tu cuerpo como una espada para atravesarme a mí misma y olvidarme de la que fui. Margarita desecada en el viento. Agua en la espalda de un luchador. Agua. Ciega luz que se dispersa por los agujeros de la estaca en mi piel. Abnegada catarata de estrellas esparcida en los ecos de tu voz.
Tenía tanto miedo. Quiero salir, dejar a la hembra estacada; con las heridas infectadas de luz. ¡Tanta luz!
Pero ¿y el miedo?

ildiko valeria nassr

Comentarios

Fernando Valls ha dicho que…
Pero Ildiko, cómo no me habías dicho que tenías un blog... En fin, cómo eres. Besos.
Nicolás ha dicho que…
Te leí en cuentosymas, me gustó mucho lo que hacés.

Entradas populares de este blog

Poesía joven del Noroeste Argentino

Las preguntas

Antología Federal de Poesía - Región Noroeste CFI